viernes, 15 de junio de 2012

Elecciones griegas: La UE no será flexible, "ni olvido ni perdón".





La final de la €urocopa se juega en Grecia, y se jugará este domingo. El resultado que dicten las urnas helenas será decisivo para le devenir de la zona €.

Y lo será porque a nadie se le escapa que hay una batería de países dentro de la U.E que no resistirán al temido "efecto contagio" griego en caso de que los resultados de las elecciones no sean afines a los intereses comunitarios, que casi con toda seguridad no lo serán. Desgraciadamente, nuestro país encabeza la lista de esa batería de países propensos a enfermar por la "peste griega".

La peor noticia es que el más previsible vencedor de las elecciones griegas del domingo, la agrupación de izquierdas Syriza, no disfrutará de condescendencia alguna a la hora de negociar los tramos del temido rescate por parte de Bruselas... a Grecia, por lo tanto, le señalan la puerta de salida de la zona euro. De hecho los Bancos Centrales Europeos se están coordinando para una fuerte inyección de liquidez por si hay que ejecutarla dependiendo del resultado de las elecciones griegas.



Fue Alemania la que rompió el tabú de la salida del euro griega hace un par de meses, pero sin abrir nunca del todo la puerta a esa posibilidad. Sin embargo, ahora hay cada vez más miembros de la eurozona que dicen a las claras que si Grecia no cumple con sus compromisos deberá abandonar la moneda común. Hay otros países, como Finlandia y Holanda, que están siendo más claros. Y ayer se sumaron Eslovaquia y, sobre todo, un peso pesado como Francia, que señaló, con cortesía, el camino de salida a Atenas.

"Si los griegos no cumplen con los compromisos que han asumido -no cumplen con sus compromisos financieros- y no reembolsan los préstamos, Eslovaquia exigirá que Grecia salga de la zona euro", aseguró el primer ministro eslovaco, Robert Fico, en el parlamento eslovaco. Y añadió que la UE debería luchar por lo contrario.

El presidente galo, François Hollande, aseguró: "Tengo que advertirles, porque yo soy un amigo de Grecia, que si se da la impresión de que Grecia quiere distanciarse de sus compromisos y abandonar toda perspectiva de recuperación, habrá países de la zona euro que preferirán terminar con la presencia de Grecia en la zona euro". Sin incluirse, lo estaba dando por hecho.


¿Y por qué lanza ese mensaje Hollande? Muy sencillo: porque la intención de Bruselas de suavizar el rescate heleno no se acerca en absoluto a las demandas de Syriza, el principal favorito para ganar las igualadas elecciones del domingo. Bien es verdad que tanto esta coalición -capitaneada por Alexis Tsipras- como el otro partido con opciones de gobernar, la Nueva Democracia de Antonis Samarás, han dejado claro que quieren seguir dentro del euro, pero los cambios que pide el primero parecen inasumibles para demasiados países del euro. Y si no hay un acuerdo, el país quebrará a finales de junio, como resaltó ayer Bank of America.

¿Y Bruselas? En público avisa de que Grecia ha de cumplir. Y en privado, de que habrá "flexibilidad", pero será coyuntural y escasa. Por ejemplo, un alto cargo de la Comisión Europea declaró ayer a Reuters:"Los objetivos principales no se pueden cambiar. Podría haber algunos ajustes en el camino para llegar a ellos, pero no se modificarán los objetivos". O sea, una de cal y otra de arena. Algo insuficiente para Syriza, que ha prometido luchar por unas contrapartidas mucho mejores para el rescate.

image

Así que, si Syriza ganara y se disparara el miedo a una vuelta al dracma, la primera reacción vendría del Banco Central griego, que inyectaría capital en los bancos (si es que los ahorradores corren a sacar su dinero, como viene ocurriendo estos días). Esta "asistencia de liquidez de emergencia" contaría con el apoyo del Banco Central Europeo.



Resultados de los recientes comicios helenos.


Pero todo esto no son sino cábalas. Todo (hasta el futuro del euro) depende de los resultados del domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...